Acusaciones de malas prácticas

Acusaciones de malas prácticas

Las malas prácticas pueden ser identificadas por el equipo editorial, Director, Revisores o lectores, en cuyos casos se atenderán las acusaciones siempre y cuando estén fundamentadas y se otorguen pruebas. La atención a estos casos se realizará tomando como referencia los diagramas de flujo propuestos por COPE, adaptándolos a la estructura de la Revista.

Algunos casos de malas prácticas en la autoría pueden ser los siguientes: plagio, autoplagio, publicación previa del mismo material, falsificación de datos y resultados de investigación.

El primer respondiente será el Director de la Revista, quien en primera instancia contactará al autor señalado para hacer de su conocimiento el caso específico y solicitará una respuesta al alegato, sin develar el nombre de la persona que lo hizo.

El caso será compartido con los miembros del Comité Técnico y/o Consejo Editorial, quienes de forma colegiada tomarán una decisión basándose en las pruebas otorgadas y la severidad del caso, lo que puede resultar en el retiro del artículo del proceso de revisión o edición, o retiro del artículo publicado de la página de la revista.

Cuando la falta sea grave y suponga una violación a la ley, el caso será turnado a la Oficina del Abogado General de la Universidad de Guadalajara, desde donde se seguirá el proceso determinado.

De considerarse necesario y/o útil para la comunidad científica, se podría hacer partícipe del caso a las Universidades o Centros de Investigación del autor investigado, así como a las instancias gubernamentales correspondientes (Conacyt, en el caso de México).

Para prevenir y atender tempranamente los casos de plagio, se ha implementado el uso de un sistema de detección (iThenticate) por el que pasan todos los artículos antes de ser aceptados para evaluación, donde se identifica el nivel de similitud con otros textos y que la información citada sea correctamente atribuida a su autoría original.